Pinocho, el cuento de la semana

Loading the player...

¿Buscas un cuento infantil para tu hijo? Pinocho es un cuento para niños que les enseñará a los peques la importancia de la sinceridad. En el siguiente vídeo de cuentos infantiles conoceréis el cuento completo de Pinocho y sus personajes más importantes.

Pinocho es uno de los cuentos más representativos de la literatura infantil. Narra la historia de un travieso niño de madera que se acostumbró en decir mentiras a su padre carpintero y esto le trajo consecuencias.

Cuento corto de Pinocho

Entre los cuentos infantiles más conocidos nos encontramos con el cuento corto de Pinocho, una historia estremecedora que cautivará los corazones de los más pequeños aprendiendo la lección de ser sinceros. Os la contamos:

cuentos para niños

Pinocho es el hijo anhelado que siempre deseó Gepetto.

Hace mucho, mucho tiempo, en un pequeño pueblecito de montaña, vivía un anciano muy bondadoso llamado Gepetto. Gepetto no tenía ni mujer ni hijos, pero como era juguetero siempre estaba acompañado de sus juguetes. Un día Gepetto fabricó una nueva marioneta.
– Ha quedado muy bonita, y creo que debería darle un nombre. Le llamaré Pinocho y será mi nuevo hijo – Dijo para sí Gepetto.
Ese día, un grillo llamado Pepito Grillo visitó la casa de Gepetto y se quedó maravillado con su nueva marioneta
– Ha quedado fantástica – Exclamó Pepito.
Gepetto apagó las luces y se fue a dormir muy contento con su nuevo hijo, sin saber que algo mágico iba a ocurrir esa noche, pues mientras el bondadoso anciano dormía y soñaba con que Pinocho estuviera vivo, una intensa luz se acercó a la ventana de la casa, se coló dentro y llegó al taller donde estaba Pinocho. De repente, la luz empezó a cambiar de forma y se convirtió en un Hada Madrina que dijo:
– Como Gepetto ha sido tan buena persona, le concederé el deseo de que Pinocho despierte y pueda hablar y moverse.
Entonces,el hada le lanzó a Pinocho un hechizo con su varita mágica y Pinocho se despertó.
– Pinocho, ahora puedes andar, dijo el hada – Y tú, Pepito Grillo, serás su consciencia y le ayudaras a portarse bien
Entonces el hada desapareció y no se oyó nada más esa noche.
A la mañana siguiente, cuando Gepetto se levantó, vio a Pinocho saludarle con la mano y se desmayó de la impresión.Y cuando se despertó, vio que Pinocho se movía y hablaba y le envió al colegio para que fuera un niño muy listo. Pero de camino se encontró con dos niños que corrían, y le dijeron
– ¿A dónde vas, niño? – Dijo uno de los niños.
– Voy al colegio, a aprender – Respondió Pinocho.
– Nonos gusta el colegio. Nosotros vamos al País de los Juguetes, ¿te vienes con nostros? – Dijo el otro niño.
– Claro suena, divertido
– No puedes, tienes que ir al colegio – Dijo Pepito, advirtiendo a Pinocho.
– Ya iré luego al colegio, ¡vamos!
Pinocho desobedeció a su padre Gepetto y pasó todo el día jugando con otros niños en vez de ir al colegio. Pinocho y sus amigos esperaban para subir a la noria cuando, de repente, a los niños les salieron orejas y rabo de burro. Pinocho se tocólas orejas y el rabo de burro que le habían salido y, de repente, los tres niños se convirtieron en burros y empezaron a llorar.

Entonces Pepito apareció y le dijo a Pinocho:
– Eso te ha pasado por desobedecer
Peroel hada madrina apareció y le dijo a Pinocho.
– Has sido un niño malo y mentiroso. Esta vez te perdonare y volverás a ser como antes, pero cada vez que mientas te crecerá la nariz – Le lanzó un hechizo y le dijo -. Ahora vuelve a tu casa, y pórtate bien para que tu papa esté contento.
Pinocho y pepito volvieron a casa cuando ya era de noche. Pinocho fue a buscar Gepetto a su habitación, pero allí no estaba. Entonces vio una nota encima de la cama y Pepito la leyó:
– Querido Pinocho, como estaba muy preocupado porque no volvías del colegio, he ido al mar por si te hubieras caído allí.
– Pobre papá, iremos a buscarlo – Exclamó Pinocho.
Pinocho y Pepito se lanzaron al mar a buscar a Gepetto, cuando una ballena enorme apareció.
– Estamos buscando a mi papá, un anciano llamado Gepetto – Le dijo Pinocho.
– Sí, me lo he comido y ahora te comeré a ti – Contestó la ballena.
Y la ballena se tragó a Pinocho, que volando llego al barco de Gepetto que estaba en el estómago de la ballena.
– ¡Pinocho! – Exclamó Gepetto – estamos atrapados aquí, no podemos salir.
– Yo tengo una idea papá
Entonces encendieron una gran hoguera en el interior de la ballena. Como había mucho humo, la ballena no pudo evitar toser, y expulsó el barco de Gepetto. Pinocho y Gepetto saltaron de alegría y volvieron a casa.
Cuando llegaron a casa, apareció el hada madrina, que estaba muy contenta con Pinocho por haber salvado a su papá, y como recompensa, lanzó el último hechizo y lo convirtió en un niño de verdad.
Y así, Pinocho y Gepetto vivieron felices durante muchos años.